El empresario que involucró a Gildo Insfran con coimas de la obra pública pidió declarar como “arrepentido”

El ex dueño de Tiempo Argentino y Radio América fue extraditado desde Miami.  En su momento, el financista aseguró que cambió cheques de Formosa  por $ 200 millones en un año en la bolsa de Buenos Aires.

Mientras la Justicia procesó a su padre, Mariano Martínez Rojas había apuntado contra el gobernador kirchnerista de Formosa, Gildo Insfrán, al involucrarlo en una supuesta maniobra con cheques provenientes de la plata negra de la obra pública y otra con un inmueble donde funciona un casino de esa provincia que, según sus dichos, pasó a ser controlado por testaferros del mandatario provincial.

En una publicación realizada por el periodista Daniel Santoro en el diario  Clarín, el 5 de setiembre de 2017; el ex dueño de Tiempo Argentino desde Miami aseguró que “los testaferros de Insfrán, como Enzo Gomez, me traían cheques provenientes de los negocios con la obra pública de Formosa para que cambie y yo me quedaba con una comisión”. Con esta operatoria cambió cheques por “200 millones de pesos en un año”.

Las instrucciones que recibía era depositar los cheques “en la empresa Intercapital del agente de bolsa, Norberto Peluso”, hermano del ex presidente de la Lotería bonaerense en la época de Scioli, Luis “Chiche” Peluso. Entonces, el agente de bolsa compraba, por ejemplo, títulos públicos, luego los vendía y Martínez Rojas se llevaba efectivo ya blanqueado

La próxima etapa era trasladar el efectivo “en mi camioneta blindada y custodiado por efectivos de la Policía Federal hasta el aeroparque”, donde con “el apoyo de miembros de la Policía de Seguridad Aeronáutica (PSA) la embarcaban en vuelos de Aerolíneas a Formosa”. Aseguró que  “a los testaferros de Insfrán me los presentaron Roberto Erusalimsky y Malek Fara”, dos conocidos de Leonardo Fariña en la causa de la ruta del dinero K.

Sin embargo, una parte de los cheques de Formosa “me ordenaron que los usara para entrar al negocios de las declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI)”. En la causa abierta por estas maniobras, Martínez Rojas fue extraditado a pedido del  juez en lo penal económico Gustavo Mehirovich.

Ante una pregunta, afirmó que “una vez me entrevisté con Insfrán por un reclamo de mis comisiones y porque no querían que me retire del negocio. Fue la única vez que lo vi en mi vida”. Martínez Rojas confirmó así los datos que publicó Clarín el 25 de agosto en exclusiva.

Pero sus relaciones con Formosa no terminan allí. Martínez Rojas dijo que en un juicio realizado por un amigo suyo en Corrientes -cuyo nombre pidió mantener en reserva- se quedó con el inmueble en que funcionaba Casino del Norte Sa, ubicada en la zona céntrica de esta capital formoseña. Precisó que cuando hizo esa operación el casino “pertenecía a la empresa Entretenimientos Patagonia del Grupo Relats”, pero que cuando fue a renovar el embargo “el inmueble está a nombre de Omega 3 Patagonia”. Para su sorpresa Omega 3 Patagonia quedó desde el 2004 “manejaba por otro testa de Insfrán, el ex presidente del Banco Formosa Martín Cortes” y ese firma que “controla el inmueble tiene el mismo domicilio fiscal que The Old Fund, la empresa a través de la cual Alejandro Vanderbroele y Amado Boudou se quedaron con Ciccone”. Estas datos fueron corroborados en un informe sobre Omega 3 que consta en la Inspección General de Justicia.

Meirovich, magistrado del fuero Penal Económico, investiga si Martínez Rojas participó de maniobras por el lavado de unos 200 millones de pesos a través de procedimientos con las DJAI sobre el total de 800 millones de dólares.

También pidió su extradición el juez Marcelo Aguinsky en la causa de la mafia de los contenedores en la que está detenido un ciudadano coreano conocido como “Mister Korea” y el cuñado de Julio De Vido, Claudio “el Mono” Minnicelli. Martinez Rojas acumula decenas de causas en el país.

En otro expediente, el juez criminal y correccional Gabriel Nardiello lo procesó por la falsificación de una firma en el balance de su empresa “ICHI SRL”. Aunque Martínez Rojas no falsificó la firma, para la Justicia sabía de esa irregularidad.

El empresario se hizo conocido cuando en enero de 2016 le compró el diario Tiempo Argentino y Radio América a Sergio Szpolski.
El empresario tiene otras causas penales como la toma de la planta de Radio América y el ingreso con una patota a Tiempo Argentino que rompió sus instalaciones.