Alejandro Vandenbroele comenzó declarando cómo llegó a hacer negocios con Formosa

Declara desde las 10 ante el fiscal Jorge Di Lello por primera vez desde que fue incluido en el Régimen de Testigos e Imputados Protegidos. Según adelantó Clarín, comenzó contando cómo llegó a hacer negocios con la provincia de Formosa.

El presunto testaferro de Amado Boudou, Alejandro Vandenbroele, quien pidió ser incluido en el Régimen de Testigos e Imputados Protegidos, se encuentra desde esta mañana en el quinto piso de Comodoro Py para declarar ante el fiscal Jorge Di Lello. Clarín pudo saber que el titular de The Old Fund comenzó contando cómo llegó a hacer negocios con la provincia de Formosa, que fue la primera contratante de la firma que él encabezaba. El gobierno de Gildo Insfrán tomó sus servicios para que lo asesoren a reestructurar una deuda con la Nación.

Originalmente estaba previsto que declarara el viernes, pero Vandenbroele apareció hoy en los Tribunales de Retiro. Según la ley, cuando hable, deberá aportar información en las causas en las que se encuentra imputado con el ex vicepresidente.

El quinto piso de Comodoro Py, donde lo llevó la Policía Federal que lo custodia desde el lunes, se encuentra completamente blindado. Allí está la fiscalía a cargo Jorge Di Lello, con quien a comienzos de semana Vandenbroele firmó el acta para ingresar al régimen de “imputados protegidos”.

Su traslado para la audiencia ante el fiscal, en el marco de la Ley del Arrepentido, se mantuvo en absoluta reserva. En el acta habían acordado que el encuentro sería este viernes a las 8.30.

Se espera que durante la audiencia Vandenbroele aporte información relevante sobre tres causas: la llamada Ciccone 2, que investiga de dónde salió la plata que Boudou y sus socios usaron para quedarse con la imprenta; una consultoría millonaria a la provincia de Formosa por parte de la firma que comandaba en los papeles Vandenbroele; y el enriquecimiento ilícito del ex vicepresidente, caso por el que está preso desde el 3 de noviembre.

Una vez que Vandenbroele testifique ante Di Lello, el fiscal elevará todo al juez Ariel Lijo, quien determinará si la información es verídica y relevante para el avance de las causas en las que se encuentra imputado. Allí el magistrado debería homologar el acuerdo firmado con la Fiscalía y recién el presunto testaferro de Boudou será considerado un imputado arrepentido.

La Ley del Arrepentido establece que el imputado que colabore con la investigación podrá conseguir una reducción de pena, “negociada previamente con la fiscalía, toda vez que en el proceso judicial se constate su veracidad de la información aportada”.

Lo importante es que, según la normativa, la información que podría aportar Vandembroele  deberá referirse “únicamente a los hechos ilícitos de los que haya sido partícipe y a sujetos cuya responsabilidad penal sea igual o mayor a la del imputad oarrepentido”.

Tal como contó Clarín las negociaciones con la ministra de Seguridad Patricia Bullrich comenzaron el viernes pasado. Un llamado del juez Lijo al fiscal Di Lello, que tiene las tres investigaciones, delegaron en él -como la ley lo indica- las negociaciones para que el abogado ingrese al régimen de testigo e imputado protegido.