Insfrán juega a dos puntas y enfurece a Cristina

Sumó sus senadores al bloque de Pichetto y sus diputados de Cristina, que sugirió que le teme a la justicia.

Gildo Insfrán se convirtió en el único gobernador peronista que apeló al viejo estilo de poner huevos en varias canastas: sus senadores votaron la reforma previsional y se sumaron al bloque Justicialista de Miguel Pichetto, mientras sus tres diputados quedaron bajo el mando de Agustín Rossi.

Y uno de ellos, Luis Basterra, se lució con Cristina Kirchner, en su descargo por el pedido de desafuero de Claudio Bonadío. La ex presidenta blanqueó su molestia con una sutileza: “No es casual la convocatoria a la justicia de un gobernador y el resultado de la votación de la reforma previsional”, dijo.

Se refería a la incursión de Insfrán por tribunales por la causa que lo involucra al caso Ciccone, horas después que sus coterráneos José Mayans y Teresa González aprobaran la reforma previsional.

Ese dúo ayer se sumó al bloque de Justicialista creado por Miguel Pichetto para excluir a Cristina Kirchner, una maniobra que habían cuestionado en reuniones de bloque.

En paralelo, Basterra se convirtió en secretario político del bloque FpV-PJ y celebró con Rossi y José Luis Gioja garantizar la segunda minoría de la Cámara.

Según supo LPO, Insfrán, que se jacta de tener superávit, estaría detrás de beneficios fiscales contemplados en la reforma jubilatoria, como la asistencia a las cajas previsionales de las provincias.

“Nosotros casi no tenemos jubilados de Anses y no podemos perdernos ese beneficio”, admitieron fuentes cercanas al gobernador. Rogelio Frigerio se lo habría recordado.

Ya el año pasado había obligado a sus legisladores a votar el presupuesto, pero ahora su doble juego lo hace diferente: a excepción de Alicia Kirchner, el resto de los mandatarios peronistas se plegó a los bloques del Justicialismo no K. Sólo el formoseño juega a dos puntas.